martes, 13 de noviembre de 2007

 

LA PUERTA DE LA HIEROGAMIA: LEITOURGIA 7 PARTE


Partiremos de lo que yo, en la anterior reflexión, tilde en llamar " dinámica teológica" la cual está latente a lo largo de todo el pasaje de la Multiplicación de los Panes, capítulo 6 "aggelia", el cual se reproduce a continuación:

"1 Después de esto, se fue Jesús a la otra ribera del mar de Galilea, el de Tiberíades, 2 y mucha gente le seguía porque veían los signos que realizaba en los enfermos. 3 Subió Jesús al monte y se sentó allí en compañía de sus discípulos.4 Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos.
5 Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: «¿Dónde nos procuraremos panes para que coman éstos?» 6 Se lo decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer. 7 Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco.» 8 Le dice uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro: 9 «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?» 10 Dijo Jesús: «Haced que se recueste la gente.» Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos cinco mil. 11 Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que estaban recostados y lo mismo los peces , todo lo que quisieron. 12
Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los trozos sobrantes para que nada se pierda.» 13 Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. 14 Al ver la gente el signo que había realizado, decía: «Este es verdaderamente el profeta que iba a venir al mundo.» 15 Sabiendo Jesús que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo.

Un ejercicio teológico-espiritual sería el coger el texto anterior, joya y perla sin igual , y contemplarlo profundamente como si formasemos parte activa de la escena que está sucediendo en el relato y de esta manera prodremos desvelar las claves de la visión que San Juan tiene sobre la EUCARISTÍA". San Juan, de diferente forma a lo que lo presentan los sinópticos, separa la Eucaristía - alimento y Banquete Eterno- de los que es la Última Cena o lo que es en Juan El Lavatorio de Pies. San Juan nos presenta la Eucaristía como el alimento, continuo, que nos aporta e insufla la vida eterna como continación del encuentro encarnatorio, fruto de la Gran Alianza con el humus existencial, en la que el agua bautismal nos incorpora sacramentalmente a una vida imperecedera y cuyo alimento sacramental es el cuerpo y la sangre de Cristo. Todo son signos encarnatorios que no sólo comunican realidades divinas y trascendetales sino que convierten, esta comunicación, en el propio "histrion-sacramental" que hace que vivamos dicha realidad divina.

Con la lectura de este pasaje de San Juan y la refexión realizada nos será fácil contemplar qué tipo de acción sacramental "misterion" se produce en la Eucaristía según la concibe y contempla San Juan: REALIDAD-REVELACIÓN DE ACCIÓN CONTINUA DINÁMICA.






Etiquetas:


Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]